Portero costarricense: “Por desgracia mi estatura me ha perjudicado”

0
247

Guillermo Barrera es un portero de 20 años de edad que actualmente juega en la segunda división con Santa Rosa, el joven arquero debutó en primera división el 19 de noviembre del 2017 con el Municipal Liberia, partido en el que los “pamperos” cayeron ante Saprissa 1-5 en el estadio Edgardo Baltodano.

El sueño de “memo” es regresar a primera división, pero su 1.75 de altura lo han frenado pues nos comenta, que más de un entrenador le ha dicho NO por ser un portero de baja estatura.

 “Todos los entrenadores me han dicho que mi mayor problema es mi estatura, tengo todas las cualidades que un portero necesita, según lo que ellos me han dicho. Por desgracia ahora todo mundo se fija en eso, eso es lo que más me ha perjudicado, esa ha sido la única razón por la que no estoy en un equipo de primera división”.

“Yo siento que estoy trabajando bien y el resto de las cosas que un portero necesita las tengo, pero la estatura me ha frenado un poco, pero igual siento que eso lo puedo compensar con un poco de potencia”; agregó el jugador a www.maynorsolano.com

Los inicios de Guillermo los dio en su pueblo natal, Playas del Coco, donde creció prácticamente toda su vida y fue gracias a su padre Guillermo Barrera Rodríguez que hizo que “memo” se metiera en el mundo del fútbol.

“Mi papá en ese entonces tenía un equipo, se llamaba Atlético Coqueño, participábamos en un torneo local, nada profesional, pero podría considerar que fueron mis primeros pasos en el fútbol”.

También estuvo en las divisiones menores del Deportivo Saprissa en el que estuvo un corto tiempo de seis mesesy el Municipal Liberia donde estuvo desde el 2009.

Barrera también ha jugado en clubes como Carmelita, Jicaral y estuvo tres meses en una academia de porteros en España en la que afirma que aprendió muchísimo.

Guillermo comenta, que la oportunidad de ir a la academia se la dio Germán Vargas quien fue su entrenador en las divisiones menores en Saprissa.

“Allá en España es mucha tecnología, mucho orden para trabajar, siempre tienen todo muy planificado, desde la hora en la que se come hasta la hora en la que se entrena”.

“Los trabajos son muy personalizados, los porteros trabajan mucho táctico y técnico, la parte física no la trabajan mucho, siento que lo trabajan así porque allá la genética es muy buena, vos ves los porteros desde pequeños son grandísimos. Recuerdo que una vez a la semana trabajamos con Thomas N’ kono y nos enseñaba cómo ubicarnos” recordó “memo”.

Guillermo cuenta que al regresar de España estaba ansioso de integrarse a su club actual que en ese entonces era Carmelita, pero al final por temas económicos el club y el jugador no llegaron a ningún acuerdo.

“Después de eso estuve un tiempo sin equipo hasta que se presentó la oportunidad de ir a Jicaral, pero producto de la pandemia optaron por no contar más conmigo ya que el campeonato de alto rendimiento tuvo que detenerse”. indicó el guanascteco.

Para Guillermo, sus padres han sido su más grande apoyo en todo lo que lleva de carrera, pues cuenta que su madre María Apú Obando, lo acompañaba a sus entrenamientos y visorias desde que era un niño.

Hoy por hoy, los objetivos del guardemeta “coqueño” será alcanzar la clasificación con su actual club, quienes marchan últimos en tabla general de la Liga de Ascenso.

4.5 2 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments